viernes, 17 de noviembre de 2017

La vuelta a las rimas

La transitoria desaparición
de las palabras que combino a solas
no se debe ni al viento ni a las olas,
ni a un fatal paro de este corazón.
Y aunque el colesterol
prosigue su empeñoso y firme asedio
no son ese camino ni esos predios
los que entorpecen de este BLOG la acción.
Solamente propongo en mi descargo
que tenga en cuenta el paciente lector
el sabor nada amargo
de estos versos filtrados al desvelo
del sueño de una nueva madrugada
de cariños como de terciopelo.

Después de Astorga y las mantecadas,
los chorizos picantes y, de Alonso,
ese reconfortante chocolate
(digna liturgia de dignos abates,
sosegados después de los responsos),
continúo otra vez con la tarea
de las rimas que traigan las mareas.

El Hipocampo.

martes, 7 de noviembre de 2017

Convendrá tenerlo presente

Contemplo todo esto que ya, alguna vez, hemos nombrado aquí.
-- Sí, sí, para poner los dientes largos: que si el mar, que si el jardín, que si las puestas de sol...
-- Precisamente. Pero hoy, con el "taller" de costura que han montado en el porche las manos laboriosas que me hacen el café...
-- A "Isadora" te refieres.
-- Justo. Pues que mirando el ficus frondoso de la esquina y el limpio cielo del día, y el cristal emplomado e inocente del balandro, el faro y el acantilado...
-- Eso, tú sigue.
-- No me interrumpas. Que lo que me da pena es saber que nuestro tiempo, el de todos, tiene la duración limitada y siempre será poco, ahora que algunas cosas ya aprendimos (no digo que todas, claro) para vivir, sentir, querer mejor.
-- Pues aprovecha a tope, esa modesta sabiduría.
-- Tienes razón. Convendrá tenerlo presente.  

lunes, 6 de noviembre de 2017

Forajidos por el mundo

No sé con qué delito de los tuyos
hará la vista gorda el juez flamenco:
¿se dejará influir del verbo tuyo
y de esos cuatro que forman tu elenco?

Aquí ya conocemos
tu desleal retórica falsaria
y habrá de ser muy mucho más que memo
si con tu estrafalaria luminaria
te hace caso del rollo macabeo,
de la matraca revolucionaria
de esa república zurda y temeraria
(que parece sacada del TBO)
y el mojigato son de tus plegarias.

Contemplamos por la televisión
tu hipócrita sonrisa, al desayuno;
tus paseos de "mártir" moribundo
que traza los segundos,
los días, las semanas de pasión,
de cobardes manejos oportunos.

Pero por tu horizonte se dibuja
la acreditada factura pendiente
de una celda con barras, "presidente"
que acogerá tu rostro de granuja.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Pañitos calientes

Llama la atención esa tendencia a la queja, vaya.
Cuando tamaña "causa" tiene como valedores a tantos y tan aguerridos paladines, a semejantes "héroes" del idealismo, de la "democracia" a su manera, y cuando tanto ímpetu afanador se ha empleado en barrer para adentro y en defenderse entre todos, siempre que ese "todos" solamente incluya a "los nuestros"...
...quizá rechina, decepciona, disuade, el talante que decía el otro resbaladizo tramposo, con el cual se pide, se pretende que, al aplicar las sanciones que creyeron que jamás los alcanzarían, intangibles en su "diferencia", ellas sean de talla tal que no rebasen esa "proporcionalidad" que arbitrariamente querrían, del más cómodo diseño y de la conveniencia más sesgada y ventajista.
A lo mejor les gustaría que se les tratase con pañitos calientes; o que la máxima sanción consistiera en la obligación de comer a diario helados de postre, con lo que eso duele a las dentaduras no tan feroces en realidad de los "honorables" y su decadente séquito, su tropilla rencorosa y revoltosa de seguidores. 

viernes, 3 de noviembre de 2017

Tarde de lluvia

Finalmente, llueve, bendición en la que coincidirán conmigo hasta nuestros más infames díscolos.
Y estamos tan desacostumbrados que resulta un espectáculo, dichoso y liberador. Que nos deja un atardecer espléndido de contrastes, de nubes fantásticas con ribetes de luz rosa, oro, salmón, mientras el sol cae, como cada año por noviembre, enfrente de esta casa, en los rumbos lejanos y seductores de Costa Rica, de Panamá, de la gloriosa Cartagena ultramarina.
Es como un homenaje (así quiero imaginármelo, con vanidoso y caprichoso antojo) a la fecha que se aproxima y que acaso celebraremos con discreto júbilo privado, insistiendo en aquello de una edad tan seria como la mía, con el permiso de la Autoridad y el permiso de conducir que hay que renovar casualmente en el centro/diana de la efeméride.
En el "entremientras", mi Isadora personal tiene el detalle (y no es el único) de prepararme el café de la sobremesa, a cuya creciente afición sin duda me acercan las siete décadas que ya, ya mismo, volverán a marcarse en el calendario del Hipocampo.
Salud. 

jueves, 2 de noviembre de 2017

Grandes Hoteles: Soto del Real y otros

Vivimos tiempos miserables, cautelosos en extremo, apocados: políticamente CORRECTOS!! Y una......  como una olla, claro.
Así que decimos "presunto", con un escandaloso eufemismo, a cualquier delincuente, en espera de que la sentencia firme, hasta el último recurso posible, siente que el delito está probado y el culpable, hallado sin género de dudas.
Esto, el coladero que tiene, es que la "tele", los videos y los telefonitos testigos/chismosos/chivatos denuncian con tan innegable evidencia los hechos que lo de "presunto" suena a burla, salvo en la teoría protocolaria, garantista y, desde luego, legal/acatable de los tribunales de Justicia.
Conque si, además de saltarse la Ley un montón de veces, se pasean sonrientes, saludando como triunfales estrellas de cine, y son aclamados por sus fans, en una recalcitrante exhibición de chulería y recochineo...
... la juez Lamela obra más que bien poniendo a buen recaudo a esta reata de políticos nefastos que 1º construyen a capricho un conflicto perverso; 2º, exigen una solución; 3º, elevan el chantaje al cubo y finalmente se salen por los cerros de Úbeda a base de victimismo, mentiras y repúblicas independientes de pacotilla.   

martes, 31 de octubre de 2017

El viajero

El pringoso papel que has decidido
interpretar, abandonando el barco,
es el ya clásico y ya conocido
de la ratita hipócrita y cobarde
que es la primera que va y se da el piro
cuando percibe el engorroso giro
y siente que la cosa está que arde.

Curioso que después de la insolencia
y el ampuloso gesto infatuado
y la desobediencia tan rampante,
no te quede ni el gesto como antes
ni el supuesto valor, ahora cagado.

El exilio que finges es pamplina
y habremos de pensar que tus adeptos
son poco más que frágil gelatina,
usurpadores de la barretina,
farsantes de la ley y los preceptos
e insípidos cantores trasnochados
(con la que habéis liado)
de "Els segadors" y de "La Santa Espina".

lunes, 30 de octubre de 2017

La epidemia

Como neófitos que consultaran con fervor las sacras escrituras de sus ritos. Como adictos que su destino indagan en un privado y místico tarot, timador como todos.
Abducidos por la luz fría y brillante de las pequeñas pantallas, ensimismados y absortos en el insistente repaso febril de la infinita andanada de frivolidades que entre sí se envían, incansables; en la curiosidad cotilla de noticias seguramente aplazables, probablemente inútiles, compulsivamente extendidas a través de la "red" arcana y ominosa, indiscreta invasora o propagadora de los detalles más nimios y personales de nuestras vidas, que tan tumultuosamente son zarandeados.
Vedlos por doquier, clónicos mutantes de la postvanguardia, varios en edades y pelajes, consumidos a una por la vertiginosa y omnipresente decadencia, por la hipnosis colectiva de los telefonitos, llenando las esperas en el cine, en la consulta del médico, en el banco hipotecario, en los populosos autobuses, perdiendo por grados la fonética y la poca facultad de conversación interesante que les quedaba...
¡Qué modernoz que zemoz! 

domingo, 29 de octubre de 2017

Conciencia comprometida

Consideren Vuesas Mercedes el efecto de una sartén (ni siquiera de las grandes: medianita) en la que ha quedado aceite de oliva en el cual se ha frito una docena de rodajas de morcilla de arroz, de Burgos, previamente algo enharinadas para conseguir el "toque" de sellado crujiente que las realza de manera considerable.
Y ahí ocurre el atisbo de conciencia comprometida con la ecología que nos indica la conveniencia de deshacernos de ese residuo con el mejor de los miramientos.
Luego, consideren Vuesas Mercedes, por no extendernos, el comportamiento y las prácticas, a todas luces indebidas, de personajes como el gordito norcoreano que tanta guerra viene dando y, si Dios no lo remedia, dará.
Y entre el recuerdo de Ionesco y el de Fernando Arrabal, por ejemplo, ¿cómo va eso de la contaminación? 

sábado, 28 de octubre de 2017

De la Srta. Pepis

¡Qué magna bufonada,
qué "solemne" esperpento!
La peña ilusionada
que se creyó los cuentos
celebra una verbena
de ambiente bananero,
de sonora colmena
y asueto callejero.

Se les ve tan felices,
metidos en parranda
y tanto se bendicen,
plenos de propaganda,
que yo también, un día,
fingiré mi autarquía;
y seré farolero
y republicanito
y con o sin dinero
urdiré un plebiscito
donde podrán votar
y podrán "decidir"
solamente los calamares que estén de acuerdo con mis majaderías, y a los otros, que les vayan dando.
¡Cachondos que sois! 

jueves, 26 de octubre de 2017

Silencios

El metrónomo de este corazón
procede por pasos dispares:
no es metódico ni tiene el tirón
de la soviética revolución
que sin estilo liquidó a los zares.

Mas modoso y asaz cariñoso,
permanece en cierta expectativa
y porque, llegando a los setenta,
nadie creería su deriva,
procura no perder la cuenta
ni la capacidad de asombro
cuando, después del amor,
posas tu cabeza en mi hombro.

Silencio en el dormitorio,
en el salón, en el jardín.
Sosegada la respiración,
me impregnan los sentidos
tu aroma dulce de jazmín
y tu delicado chal, caído.









martes, 24 de octubre de 2017

De color verde

Con el aire arrogante de un cacique tribal que en las selvas de América del Sur hubiese establecido su dominio, se envalentona en el arriate derecho del jardín y proclama un impresionante color que incluso mi ecléctico y dubitativo daltonismo se atreve a llamar verde, pavoneándose de ojos grandes, largas antenas y patas poderosas con cuyos resortes brincará cuando su valentía decaiga ante el chorro de agua que la manguera de regar reparte con cierto descuido y no mucho miramiento.
(Digan lo que digan, en otros ámbitos, el agua de las mangueras todavía no ha alcanzado a otros caciques arrogantes.)
Así que anda por ahí, reciente inquilino incorporado a la aventura y durante largos períodos de tiempo parece absorto en la reflexión de quién sabe qué procesos particulares, conectado a su misteriosa galaxia de mutante místico, cigarrón o saltamontes de más de diez centímetros de longitud y seguramente facultades y recursos que nos asombrarían.
No termino de fiarme de él, cuando me atrevo a mirarlo al soslayo, temeroso de sus intrigantes fintas de espadachín.

domingo, 22 de octubre de 2017

A toro pasado

Seguro que este giro,
a ti que también fuiste aficionado,
te habría parecido el indicado.
Y ayer me llega la confirmación
de lo que sólo quince días atrás
creí que no podía ser verdad
sino un rumor de tantos que en la red
se siembran desde todas las trincheras.
Y resultó que era verdadera
tu "baja" inconcebible el mes de mayo.

Insistir otra vez en que vivimos
sin digerir esta ruleta rusa,
en que ajenos seguimos
enzarzados en las escaramuzas
de las ansias difusas, las excusas
y hasta de las eternas semifusas,
no vale para nada esta jornada
de absorto desconcierto ante tu muerte.

¿Y para qué Internet,
donde todo se "larga" y se publica,
si en ese océano de información
éste que en tu recuerdo versifica
no sabe acomodar el corazón
al conocer a trasmano la siega
de la extinguida voz de los colegas?

sábado, 21 de octubre de 2017

Cables y clemas

Hoy tuvo lugar el enfrentamiento heroico con ese artilugio inexpugnable, incorruptible, incomprensible que es la CLEMA.
Pieza de delicado tránsito, invento diabólico y sofisticado, gestor de situaciones complejas en las que toda metafísica se desvanece y toda teología pierde su encaje, esta especie de puente no siempre necesario ha sido la herramienta torturadora para el desorientado tándem instalador, compartida nebulosa de pruebas y errores, sima peligrosísima de intrincados manuales y abstrusas descripciones que nos condujeron a las más insidiosas dudas, a los más afilados desfallecimientos y a zozobras sin límite hasta comprobar con estupor nunca visto que el fallo inédito residía en un interruptor, tras 27 años de funcionamiento sin tacha y que, mire Ud. por dónde, hoy estrenó su desidia, su primera huelga general, su impresentable rendición.
No hubo cáculo previsor, sibilina desconfianza, espesa y correspondiente cautela que nos alertaran a tiempo del fenómeno, y en fin, la dilatada sesión de bricolaje se resolvió con una victoria final, quizá algo pírrica, y desde luego agotadora, pero de la cual nuestro carácter ha salido reforzado y ya se plantea futuros y conspicuos retos, valiosas iniciativas y horizontes tan azules como lejanos, pero seguramente a nuestro alcance.
Si Don Pelayo o Viriato podían con lo suyo...
¿habrá empresa que nos amilane, curva del camino que venza nuestro equilibrio, espejo iluminado que se nos resista de ahora en adelante? 

viernes, 20 de octubre de 2017

Buenas tardes

Estamos
unas veces confusos, otras, conformes.
O gustosos, cómodos, incluso prudentemente satisfechos. O meramente resignados, porque no tenemos otra más que ésta.
Que en ocasiones se tensa, se enfría, se dilata, se acalora: casi diríamos que le pasa de todo.
Y que como es sensible, a rachas, según la época, tiende a combinarse, a aproximarse, a sentir en compañía. A fundirse en otra, de libre elección, con la delicia del cariño anexo, de la vida que asombrosamente, asombradamente, prosigue.
Escribo hoy con modestia acerca de la piel. Debe ser cosa de esta puesta de sol que civilizadamente nos llega desde el mar.
Buenas tardes. 

jueves, 19 de octubre de 2017

Estas nubes de octubre

Temprano, el paseo, esa cosa disciplinaria con la que la conciencia se tranquiliza a medias y se dice a sí misma que ya ha cumplido, que se merece el desayuno, claro que menos sensato y saludable de lo que las teorías, las dietas, los médicos áticos y herméticos en sus consultas y despachos urbi et orbe recomiendan.
Y todavía es de noche, ahora que entra el demorado otoño. Así que prendo el flexo de la lectura en el porche y continúo con el libro de turno. Al poco, un cacharrito que programa alguien, quien sea, con su sabiduría y oficio incomprensibles para mí, determina que es la hora de apagar las farolas de la calle, y queda ahí...
... esa primera luz tierna del lluvioso comienzo de este día que disfruto, cerrando el libro, apagando mi propia luz eléctrica y halógena, y mirando el jardín, los recientes cristales, los restos del agua que afortunadamente ya vienen y van soltando (para nuestra bendición, otras veces para nuestras inoportunas inundaciones) estas nubes de octubre.

miércoles, 18 de octubre de 2017

La perplejidad en el cine

Entre el remotísimo humor de la condición, "gafe" en extremo, de la familia protagonista y un argumento a medio cocer y a medio explicar, ocurre "La suerte de los Logan", cinta pasmosa y pasmada, con personajes que parecen flotar o desenvolverse entre una calma de caucho y un suspendido estupor.
-- ¿O sea?
-- Nada, que el cine es una fuente de sorpresas. No hay más que ver la situación delicadísima a la que sin consideración que valga han expuesto a Harrison Ford en la última suya, con ese maltrato de inundarle el entorno, cosa peor que un despido improcedente, con lo que anduvo ese hombre por las montañas aventureras y los desiertos calcinados de la Antigüedad, vaya por Dios.
-- Y con la edad que tiene, tan lejos de la primera comunión.
-- Por eso mismo, no es plan.
-- Al menos, ya ha empezado a llover, qué alivio.
-- Y que lo digas. 

martes, 17 de octubre de 2017

Otras variedades de incendiarios

-- No me sorprende nada: es más, ya me parecía que estaban tardando.
-- Pero siempre los ha habido...
-- Desde luego, pero andaban como al ralentí, a fuego lento. Y eso no era gran cosa, vas a ver cómo empiezan a proliferar y a ganar presencia.
-- Bueno, es lo propio. Décadas y décadas, en las que apenas se predicó otra cosa que el catecismo en diversos grados del rojerío (esa cantaleta de flautista de Hamelín con camuflaje de demagogias progres) y las masas, tan ruidosas en sus filias y sus fobias, en sus pasionales bandazos de péndulo, en su casi inexistente sentido de la ponderación, del sabio término medio, de los equilibrios virtuosos, acaban por saturarse y salir por la petenera alternativa.
-- ¿Y no te parece que habría que prohibir esa ultraderecha emergente y fascista?
-- Ya lo creo; en cuanto se haga exactamente lo mismo con los comunistas que, a pesar del éxito de su embaucadora propaganda, no son sino un fascismo proletario, la otra y disolvente cara de la misma bárbara moneda.
-- ¿Y qué hacer con los catetos que sabemos, tan ufanos de su astucia como la mejor cualidad inocente de sus manipuladores cacareos?
-- Que los guarden en el congelador, tú. 

lunes, 16 de octubre de 2017

La misiva

La sarta de mentiras que has vertido
deliberadamente en esa carta
ni por su longitud ya nos asombra,
ni por sus evasivas de lagarta.

Lo curioso del caso
es la enajenación y el fanatismo,
y la epidemia de sarampión
con etiqueta de separatismo,
que en una parte de la población
(que controlas comprada o sometida)
se ha instalado con tintes de pasión
y de tensión mendaz y fratricida.

¿Un "mandato", aquella charlotada?
¿Una "proclama" que nace abortada?
¿Una ley de conejo en la chistera?
¿Con longaniza ibas a atar los perros
y, al adorar el oro del becerro,
estarían encantadas las empresas,
entre algodones, dichosas, ilesas,
satisfechas, dentro de tus fronteras?

Dignas del más glorioso frenopático
se muestran tus chapuzas delirantes,
y a este paso resultas ya antipático
incluso a tus secuaces y ayudantes.

¿Te dará Dios salud
cuando descanso dejes,
deponiendo algún día tu actitud,
tus redacciones tramposas de hereje?

domingo, 15 de octubre de 2017

La onomástica y los buenos propósitos

En estos días asomó por la playa un camión con una grúa incorporada, que se ha ido llevando la torreta del vigilante en la que ondean las banderas que con el viento señalan el estado y el riesgo cambiante del mar, para los bañistas, sean temerarios o prudentísimos; las casetas/vestuario, el caminito de listones de madera para transeúntes remisos y de parca afición, las duchas provisionales, y poco antes, es de suponer que con otro encargo de índole particular, el quiosco blanco y azul de los refrescos, las "chuches", etc.
Si el próximo verano seguimos por aquí, quiero decir pasablemente vivos todavía, asistiremos con el permiso de la Autoridad y si el tiempo no lo impide, a la recuperada instalación de esas estrafalarias y socialistas estructuras. Y de todas maneras, en el "entremientras", tú y yo bajaremos a pasear para que la arena invencible vuelva a traspasarme los zapatos y los calcetinOs, en esa secuencia de ingreso siempre exacta y metódica, qué plan, Maritere.  

sábado, 14 de octubre de 2017

Despiste subsanado

Tu oportuna advertencia me ha salvado
de confundir tan memorable fecha,
de cometer tan impropio pecado
tratándose de Santa tan derecha.

De las murallas muy nobles y altas
que en Ávila vigilan impecables
debió llegarme la señal que exalta
la fama de esa SOR infatigable;
pero ya mi memoria, con los días
y las tribulaciones que acontecen
y que turban la paz de nuestra España,
en ocasiones harto desmerece,
más confusiones tiene todavía
y se engaña y la engañan.
(A la memoria aludo,
que de tu atenta lectura no dudo.)

A tiempo surge la debida enmienda,
el equilibrio, a tiempo, recobrado;
y mañana, en la veraz calenda
publicaré lo que tengo aplazado. 

viernes, 13 de octubre de 2017

A lo mejor, vas y dices que eres el convidado de piedra; pero algunos no terminamos de creerte, "oyes"

Urkullu ¡quién te diría!

Un urogallo enhiesto y satisfecho,
con gesto adusto y serio, sacas pecho,
y tienes parla sobria y el provecho
de dirigente hábil y aparente;
de históricas ventajas, privilegios
que la cautela ajena ha concedido
se articula tu atril en los arpegios
con los que tienes contenta a tu gente
y con eso, cumples tu cometido.

Observando con rasgos impasibles
la deriva ruidosa y levantisca
con la que unos pretenden imposibles
de tramontanas y demás ventiscas, 
mantienes el acecho,
almacenando acaso aquellas nueces
que dijo el otro que eran los pertrechos
de las balas, los panes y los peces.

Según vengan la mar y las galernas,
si se encarta, saldrás de tu caverna
a defender los intocables fueros,
las "inocentes" herrikotabernas
y, cómo no, el mando y los dineros.

jueves, 12 de octubre de 2017

Jean Rochefort,

cada vez que he sido espectador afortunado de tus interpretaciones en el cine, una conclusión firme, definitiva me venía al pensamiento: la notoria evidencia de tu insuperable cara de francés, con un dejo de displicencia y de orgullosa "grandeur", no siempre justificada ni justificable, y que también exhibía con mérito equivalente tu colega y predecesor en la muerte Philippe Noiret.
De ambos admiro el oficio y la maestría, puede que de otro estilo y condición que los que caracterizan a los todopoderosos actores del cine hegemónico, pero dando muy mucho y tanto como los que más, la talla, y dejando claro que puede haber de todo en la viña del Señor.
Tan es así esto último, que quizá, ahora que Caronte te ha dado el postrer paseo, puedas encontrar desde tu actual mirador o atalaya la explicación de que ande suelto, en las ratoneras más excéntricas, veleidosas y centrífugas de nuestra península, tanto mierdoso hi de puta que llega a opinar si debería suspenderse o al menos mitigarse la Celebración de hoy, no fuera a ser que ofendiese o irritase a los escocidos e hirsutos rebeldes, a los herejes relapsos, partidarios y defensores de la causa cansina.
Porque, a otra cosa no sé, pero a manicomio, tal parece que no nos gana nadie.  

miércoles, 11 de octubre de 2017

Un "iluminado" en sombras

Dicen quienes conocen tu carácter
que eres un terco y duro cabezota, 
de siempre empecinado en tu deriva
y pegajoso incluso en la derrota.

Por lo que vamos viendo,
tu obstinada intentona de "mesías"
se hunde en un pantano de utopías
y palabras confusas, y estruendo.

Yo en tu caso, ya puestos, probaría
un corte contundente de cabellos
que oree e ilumine de destellos
la espesa sombra de tu día a día;
tu embestida, atolondrada y torpe,
tu rencor de cateto acomplejado, 
todo ese enredo enorme
de escándalo y mentiras que has sembrado.

¿Y va a ser por cansancio
que ganes ese pulso miserable?
¿Por discutir, al modo de Bizancio,
con sofismas huidizos e infumables?

martes, 10 de octubre de 2017

Con las claras del día

Demoraré mis besos en tu escote,
en el cálido encanto de su aroma.

La íntima armonía de tu espera
y el asombro de la insólita hora
harán que los deseos veteranos
florezcan renovando las caricias
sensibles y amorosas de mis manos.

Es la rendida magia de la vida
que todavía muestra sus señales;
y que nadie nos diga que no estamos,
a estas alturas, en nuestros cabales,
por darnos todo el tiempo y el esmero
para decirnos bajito te quiero.

lunes, 9 de octubre de 2017

Referencias y decadencias

La afirmación con la que se cerraba el "blog" del otro día viene de aquella fórmula con la que Violeta Isabel Bott -- ricitos, hoyuelos, temprana tiranía femenina -- manifestaba su imperiosa determinación y su poder omnímodo y seductor sobre el capitán de los Proscritos, como algunos nostálgicos identificarán, si se ponen a remover los enseres acumulados en los desvanes de la memoria.
Pues bien, de nostalgias y melancólicas referencias se nutre la actualización de aquella película (mítica, legendaria, quizá sobrevalorada y desde luego ejemplar de vanguardias y diseño) que causó la delicia de numerosos y fascinados espectadores, entre la "movida" y la cocaína postinera de unos años más presuntuosos que auténticos.
Ahora airean su secuela, impresionante de música y escenografía, apocalípticos futuros de maxihipermegatecnologías, milagrosos hologramas y, ay, elementalísimo y minimalista argumento, para servir de pretexto a los recuerdos un tanto desvanecidos y otro tanto apolillados del mencionado film de aparatoso culto, y a las sugestiones de una esquizofrenia entre lo que vendrá a caballo de las ansias de la más moderna modernidad del mundo mundial, y el inevitable pasado, única realidad disponible que guiña a Sinatra, Marylin y Elvis, a los casinos de toda la vida, los bares "retro" y la decadencia en la que nos han pillado a todos, se reconozca o no, queridos.
Con eso, ya se puede repetir la ocurrencia de "Blade runner", con el año que Vuesas Mercedes se dignen elegir. 

domingo, 8 de octubre de 2017

Ya me imagino, President, que te han dado el día...

Aquello, ¿cómo era?:
una coña habanera,
con la que a Castro en remota entrevista
embromaron con trucos de sofista,
desde alguna emisora "tapadera".
Pillado por sorpresa
el barbudo tirano,
respondió a las traviesas
preguntas del paisano;
y cuando comprendió
la befa inesperada
soltó el MARICONSÓN
y oyó las carcajadas.

A solas en mi mesa,
miro con delicada desazón
la rima que ya viene en tu apellido.
¿No habrá radio que escuche tu latido,
ni burla que desate tu bufido,
ni, ya que estamos en lo que es la cosa,
tu ilustre y "honorable"
y pueril y pomposa indignación? 

sábado, 7 de octubre de 2017

Tratamiento de desintoxicación

He cambiado, por motivos de higiene y de salud, de espectáculo, pareciéndome que el que contemplamos estos días era ya más que reiterativo, y decidí volver al cine, que con toda seguridad tiene más arte y menos mala uva.
Y así, ocurre "Detroit", donde se expresa de forma contundente lo que es DE VERDAD una actuación policial, alejadísima, tú, de lo que por aquí tanto pavor origina, porque la memoria y la intención son hipócritas y pusilánimes, y nadie la lía así de parda cuando también en estos recientes tiempos y en las demás democracias de Europa llueven las cargas y los palos, varias veces más numerosos que en nuestro ruedo ibérico. Pero es aquello de la viga en el ojo, etc.
Por otra parte, "La reina Victoria y Abdul" es un cuento tierno y de inocentona nostalgia que, con un enfoque suavemente crítico y algo de humor, pinta sobre todo el encanto de épocas pintorescas y más guapas que la que atravesamos, épocas de pompa y boato, de protocolos y señoriales palacios.
Luego está "Kingsman-El círculo de oro", para dejar claro que no sólo el brexit es lo que demuestra la chaladura de los ingleses. En este jaleo se superan a sí mismos, deudos irreversibles de la saga de James Bond y otras desaforadas aventuras que, como las actuales, son con harta dificultad superables.
Como un alfa y omega, la "peli" comienza con unas secuencias y acaba con otras, en todas las cuales no cabe una sola trepidación más. Y por medio, un relleno de acción asombrosa que en ningún instante desmerece del hiperbólico desarrollo, aunque últimamente ya estemos curados de espanto y preparados para casi todo.
Lujo, diseño y elegante sofisticación envuelven este ejemplo de cine de escaparate contemporáneo que no deja un resquicio para el pensamiento, cosa que a sus artífices no parece importarles demasiado.
Para otro día, dejaremos "Blade Runner 2049". "Zabemoz hazerlo". 

viernes, 6 de octubre de 2017

Mientras vuelves y proseguimos con los abrazos

Este azul indeciso que en la mañana asoma por entre los pinares, que recorta las tejas, que ilumina el blanco de la casa con la demora de un verano que otra vez pasó...
... esta calma en el mar, dormidas todavía las sirenas, porque también al día (ahora que es octubre, y esto, el Sur) le va costando despojarse de su pereza de crisálida y parece que quisiera retrasar el ingreso descarado del sol...
... la dulzura de las plantas de olor en los jardines, el tempo lento, de adagio, para este silencioso sonido que los grillos señalan con su contrapunto decadente y en retirada...
-- ¿Vas a nombrar la medalla de enfrente?
-- Hoy, no. Hoy me pregunto si estos sentires los vivían Columela o Lucano, salientes de alguna noche de cumplida, elegante bacanal. Y por cuánto tiempo, el tiempo que nos queda...
-- ... y que descuenta el metrónomo del segundero del despertador en la mesa del porche, entre los libros ...
-- Ahí le has dado.

jueves, 5 de octubre de 2017

Camelos y tenoras

Eres un trípode: una pata de cinismo, otra, de mentiras; otra, de chantaje.
¡Qué bárbaro, tú! Y qué cuadrilla compacta de tramposos, energúmenos y caníbales.
Como una "peli" que repusieran por la "tele", hemos vuelto a ver a tu colega Oriol, siempre orondo y descamisado (por cierto, ¿qué sastre os viste?, porque anda que tú también, o te quedan cortas las mangas de la camisa, o largas, las de la americana: me imagino lo que pensaría Manolito Varela, quien tanto gustaba de que asomara el centímetro preceptivo de los puños, por debajo de sus jerseys de angorina), descamisado, decía, amenazando impertérrito con parar la economía durante una semana y apuntalando su extorsión con los dos millones de seguidores que, según él, habíais sacado a la carretera.
El gesto y la prosodia eran del más estricto estilo de los notorios narcotraficantes de los viejos carteles del Virreinato de Nueva Granada. Un primor, vaya.
Metiendo miedo, habéis tenido callada a la gente que ahora, quizá tarde, va saliendo a denunciar vuestros abusos, resquebrajando la miserable patraña del cuento chino, de la incansable manipulación y las falsedades que, contra toda evidencia, os empeñáis en sembrar. Total, malas pulgas y cutrerío.
¡Qué pena de edificios solemnes, de hermosa e histórica arquitectura, sirviendo de escenario al camelo que largáis, al sonido otrora vibrante de tenora, que tanto echáis a perder con vuestro destemplado desabrimiento!

miércoles, 4 de octubre de 2017

Los perros y la Hidra

No hay que ser ni profeta. Y más que nadie, Mariano, tú los conoces bien: quieren que cargues tú solo con el marrón y así, de inmediato, la jauría saltará sobre ti, poniéndote a caer de un burro. Los enemigos declarados y los infames que te venderán, que son casi peores.
Y con Felipe, lo mismo: si habla, que por qué habla y ¿por qué no habla?, dirían si no lo hiciera.
Son, ya sabemos, los perros del hortelano.
Y la Hidra, que creció demasiado. Así que el lío ya es que hasta las personas normales se van hartando del coñazo infinito que se les echa encima, y van perdiendo los buenos y silenciosos modos, la cordura y la mansedumbre.
Ahora, cuando una manifestación opuesta se encuentre con la que plantea la horda esa, tan cívica, tan democrática y tan pacífica, ¿qué podrá esperarse?

martes, 3 de octubre de 2017

La música esta noche

Vuelvo de Benalmádena y la noche no lo parece, de tan clara y tan tibia.
Pasado el puerto, cerca de Tarifa, dejo a babor la mancha de plata oscura del Viejo Mediterráneo.
Alrededor ya he visto, como grandes fantasmas que voltearan sus brazos, los molinos que el viento del Estrecho hace girar hoy con solemne y sonora intensidad.
Luego estará Vejer, colgado de su monte, y más tarde la casa y la playa.
La música esta noche es el motor, las palabras de los amigos -- el Comodoro, el Pianista -- que están ahí y que, hasta ahora, nunca fallaron.
Un respiro, tal como está el mundo.

lunes, 2 de octubre de 2017

La bufonada

Hasta el contenedor de papeletas
anticipaba la prevista trampa:
¡Vaya chapuza, tíos!
¡Qué pucherazo, cuánta pataleta,
qué desastre de estampa!

¿En unos "taperweres" de los chinos,
por las calles, peleones y horteras, 
para hacer un recuento peregrino
en una fantasmada farolera?

¿Y saltarse la Ley a la torera
como una tribu fiera y troglodita,
mezclando avilantez con florecitas
que fingen buenos modos y maneras?

¿Papeletas de rifa estafadora
de montoneros falsificadores?
¡Qué triste y canallesca mala hora,
qué bochorno, señoras y señores!

domingo, 1 de octubre de 2017

La murga del "suflé"

De los unos ya espero:
el fanatismo excluyente y activo,
el crudo disimulo despectivo
que, camuflándose en la "diferencia"
pretende con manejos de trilero
el ancho de un embudo de indecencia;
la discriminación antojadiza,
el adoctrinamiento envenenado;
la retórica mustia, la ojeriza
de intereses cansinos y creados;
el inaudito "morro por decreto"
de la falsa ficción cosmopolita
con un tufo aldeano y unos vetos
de anacrónico aspecto antisemita.

Y con esto, ¿cuál va a ser la respuesta?
¿Serán apáticos, serán cobardes
los restantes, sufridos ciudadanos?
¿A tan pelmaza y resentida apuesta
contestarán, aunque parezca tarde,
y al final llegaremos a las manos?

No resulta imposible
con tal ruido y gente tan "jartible".